lunes, 22 de julio de 2019

La Esperanza y La Feria de la Oportunidad se hizo realidad




Jhonny López Hauyón está en Lima.
1 h
Desde el 2014 soy un romántico del arte de la tauromaquia, y desde entonces decidí pasar toda mi vida con esta pasión. Pero nunca había soñado que era posible en ejecutar la organización de una nueva feria en Lima. Hoy compruebo que los sueños se hacen realidad.
Este domingo se cumplirá un año de la primera corrida de toros que organizamos en Tauroarte (Corrida de la Independencia) -en la Plaza de Toros La Esperanza-. En este lapso ya sumamos en el historial 6 festejos formales (1 corrida de 4 toros, 4 corridas de 6 toros, 1 novillada).
Agradezco a todas aquellas personas que se abonaron a la feria. Muchas gracias por ese voto de confianza. Espero haber cumplido con las expectativas. No voy a olvidar, jamás, el haber podido conocer, conversar, pasar ratos amenos, y compartir junto a los abonados a la feria. Todo aquello lo hacemos por ustedes.
En este año he tenido un proceso de aprendizaje, quizás intensivo, que creo que he sabido asimilarlo, finalmente. Es muy complicado, y hoy admiro aún más a los empresarios que tienen plazas y montan ferias.
Nunca he tenido miedo del tiempo que fácil se va, ni de la gente que habla y opina de más. El único miedo que tengo es perder la confianza de todos aquellos taurinos de buena voluntad que asistieron a La Esperanza, donde hoy se puede decir que goza del respeto de los tendidos, en los cuales se sabe esperar -en silencio- al que se juega la vida en el ruedo para luego alentarlo, que saben apreciar el esfuerzo de presentar toros y aplaudirlos a su salida. Justamente esto último fue realmente conmovedor, y quizás lo más bonito que he sentido.
Gracias a todos los matadores, novilleros, banderilleros, picadores, que estuvieron en la reciente feria culminada. No puedo creer que hayamos podido juntar a tantos buenos profesionales del toro, en una plaza y empresa nueva. Gracias por confiar en nosotros, amigos. El triunfo de ustedes, es el triunfo de nosotros.
No puedo dejar de mencionar que en todo este tiempo pude conocer más a 4 personas. Tito Fernandez
y Mirella Tozzini, ustedes merecen todo lo bueno que puede pasar por ese enorme corazón que tienen. Muchas gracias por abrirme las puertas de su casa. Emilio Serna y Lula Cebrecos, agradezco cada momento que he pasado con ustedes, acogiéndome como uno más en su casa. Además, gracias matador por confiar en la empresa y por haberme dado el honor de ser su apoderado. Siempre me he sentido protegido con todos ustedes.
Gracias Martin Campos por toda esa colaboración y predisposición, por creer en en el concepto de Tauroarte, y por ese importante enlace con prensa y medios. Gracias Jose Ignacio Bullard por haberme convocado el año pasado para ser parte de los festivales benéficos en la Plaza de Acho. Gracias, a ambos, por la tan buena amistad.
Agradezco también a los ganaderos, apoderados y personas que ayudan a que el espectáculo sea bueno.
Toda la feria la pase experimentado emociones que jamás había pensando sentir, y muchas veces no he sabido como afrontarlas. Pero felizmente tuve a alguien que siempre supo ponerme en el sitio. Gracias maestro Emilio, una vez más, por todas sus palabras en momentos complicados.
Que la empresa haya sido mencionada y tener páginas en El Comercio, haber sido entrevistado en RPP, Perú21 y en portales taurinos reconocidos, que los aficionados y profesionales reconocidos del toro nos feliciten por el trabajo y el espectáculo, y que los toreros se sientan a gusto cada vez que se presentan en la plaza, me hace creer que si estuvimos en el buen camino.
Hoy puedo decir que tenemos más proyectos en carpeta. Pero en todos se necesita de cada uno de ustedes para que se puedan llevar a cabo. Hay que romper barreras y moldes, trascender. Solo así vamos a poder seguir disfrutando de la Fiesta del Toro. Cada uno desde su posición, todos sumando.
Me alegra saber que ya hay más profesionales interesados en trabajar con nosotros, y sobretodo que se han ido sumando más aficionados. Hay que crear afición, despertar el interés en este arte -que no en vano es el más hermoso que existe; del cual ser un aficionado es la pasión más poderosa que puede haber, pues nos hace soñar, pensar en que puede ocurrir, juntarnos, pasar momentos únicos-.
La tauromaquia es mi vida. No la voy a dejar, y no la cambio por nada y nadie.

De seguro tengo más de mil defectos, como no ser simpático ni divertido, pero me quedo con saber que soy valiente, que soy capaz de dar la cara en momentos difíciles, y que me siento orgulloso de conocer a tanta buena gente, de saber que son mis amigos y que puedo contar con ustedes.
Si hay algo que lamento, es no poder tenerte a mi lado, abuelo. Cuánto hubiese querido que veas todo esto.
Me siento orgulloso de todo lo que se logró en un solo año. ¿Que se vendrá ahora?
Aún quiero seguir en el camino, con la mira en los objetivos, con temple y distancias; sin prisas, porque se hace camino al andar.
¡Arrear! 




Andres Roca Rey

Jose Tomas en Nimes