miércoles, 22 de febrero de 2012

PERÚ TOROS: GRAN ENCERRONA Y ALMUERZO TAURINO


PERÚ TOROS: GRAN ENCERRONA Y ALMUERZO TAURINO: Este domingo 26 de febrero en Chiclayo Por: Vanessa Cabrera El matador de toros Francisco Céspedes Avant "Paco Céspedes" , director d...

sábado, 18 de febrero de 2012

Tres orejas para Colombito




Tres orejas para Colombito










 El novillero Venezolano Jesús Colombo “Colombito” sufrió un puntazo en el scroto al entrar a matar el cuarto novillo en la Plaza de Mérida Venezuela.

Segunda novillada;

Cuatro novillos de Santa Fe y uno de Campo Pequeño para rejones.

Michelito Lagravere ; oreja y silencio
Jesús Colombo; dos orejas y oreja
Willy Agostini (rejoneador); vuelta al ruedo



Jesus Colombo  fue atendido en la enfermería de la plaza donde la practicaron las primeras curas para luego remitirlo a una clínica cercana a la Monumental Román Eduardo Sandia de Mérida. Luego de ser internado en el centro hospitalario, se procedió a la intervención quirúrgica la cual fue un éxito.




Plaza Monumental Eduardo Sandía. Primera corrida de feria. Tres cuartos de entrada. Toros de Ernesto Gutiérrez, disparejos de presencia pero nobles, el cuarto de nombre 'Ejidense', Nº 204, 470 kg, negro fue premiado con la vuelta al ruedo. El Juli, oreja y dos orejas; Sebastián Castella, oreja y silencio; El Califa de Aragua, que tomaba la alternativa, oreja y palmas.

Bodas de plata en "Las Palmas"



18/02/2012 10:26

El festival tradicional de Semana Santa en el club de playa Las Palmas, al Sur de Lima, celebra este año  sus Bodas de Plata y con tal motivo están cocinando un cartel de singular atractivo para la afición de Lima.
Ayer se cerró la contratación del valenciano Vicente Barrera quien desde su presentación en esa plaza conquistó a la afición del balneario instalado en el distrito de Asia, a 97 km al Sur de la ciudad capital.
Con él estará el de casa, el diestro peruano Rafael Gastañeta, alejado del toreo en activo hace varios años pero sin embargo, siendo Las Palmas la plaza que lo vio nacer como torero, bautizándolo como  “el niño de Las Palmas” en su debut novilleril en Acho, hace el paseíllo cada vez que puede en el coqueto ruedo asiático. 
No podía estar ausente en fecha señalada.En los próximos días se estará completando el cartel.  El ganado será de Santa Rosa de Lima.

viernes, 17 de febrero de 2012

La esencia del Arte



Torero enteramente

Lukacs fue un filósofo que vivió a finales del siglo XIX. Un filósofo coherente y comprometido con sus ideas lo que le llevó a enfrentarse a gente poderosa,  ganarse demasiados enemigos  y como consecuencia no alcanzar el lugar que le correspondía en el mundo de la filosofía.





Una de sus obras más destacada se la dedica a la belleza y el arte son 4 tomos titulados "La estética" y entre otras muchas cosas comentaba lo siguiente:
El hombre, en su vida cotidiana, del día a día tiene su mente repartida en muchos temas: la familia, su trabajo, amigos, política, vida social, etc a esto Lukacs lo llama "hombre entero". Todo esto le desgasta, le dispersa.
Pero puede llegar un momento donde el hombre concentre su percepción y toda su atención en una sola actividad, que suspenda todas las finalidades prácticas, en ese instante el hombre se vincula 100% a ese quehacer, no hay preocupaciones, no existe nada más que su obra, a la cual está totalmente entregado.  Solo cuando se produce un momento mágico así puede surgir el arte. Es entonces cuando el "hombre entero" se convierte en"hombre enteramente"

Aplicando las tesis de Lukacs dentro del mundo del toro, el torero solo puede ser enteramente torero cuando en una faena llega un momento mágico donde todo lo externo se desvanece, en el ruedo solo está él con el toro, entra en una especie de trance, en su mente no hay nada más, abandonado, entregado a su arte, ya no existe ni su propio cuerpo porque todo fluye, se para el tiempo, entonces se es
 Torero enteramente


Torero enteramente

Lukacs fue un filósofo que vivió a finales del siglo XIX. Un filósofo coherente y comprometido con sus ideas lo que le llevó a enfrentarse a gente poderosa,  ganarse demasiados enemigos  y como consecuencia no alcanzar el lugar que le correspondía en el mundo de la filosofía.
Una de sus obras más destacada se la dedica a la belleza y el arte son 4 tomos titulados "La estética" y entre otras muchas cosas comentaba lo siguiente:
El hombre, en su vida cotidiana, del día a día tiene su mente repartida en muchos temas: la familia, su trabajo, amigos, política, vida social, etc a esto Lukacs lo llama "hombre entero". Todo esto le desgasta, le dispersa.
Pero puede llegar un momento donde el hombre concentre su percepción y toda su atención en una sola actividad, que suspenda todas las finalidades prácticas, en ese instante el hombre se vincula 100% a ese quehacer, no hay preocupaciones, no existe nada más que su obra, a la cual está totalmente entregado.  Solo cuando se produce un momento mágico así puede surgir el arte. Es entonces cuando el "hombre entero" se convierte en"hombre enteramente"

Aplicando las tesis de Lukacs dentro del mundo del toro, el torero solo puede ser enteramente torero cuando en una faena llega un momento mágico donde todo lo externo se desvanece, en el ruedo solo está él con el toro, entra en una especie de trance, en su mente no hay nada más, abandonado, entregado a su arte, ya no existe ni su propio cuerpo porque todo fluye, se para el tiempo, entonces se es
 Torero enteramente

jueves, 9 de febrero de 2012

El Hombre y los Animales


PROPOSICIÓN DE LEY DE INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR




Fuente: Diario El Comercio, martes 7 de febrero 2012.

Fuente: El Comercio
Tomás Unger

El Hombre y los Animales
VIOLENCIA. El autor asegura tener una opinión ligeramente surrealista en el debate sobre la conveniencia de limitar la edad de ingreso para presenciar las corridas de toros. Esto nos lleva a preguntarnos cuál es la relación entre el hombre y los animales
Esta no es una página de espectáculos, deportes, ni arte, menos aun de tauromaquia. Menciono estos rubros porque las corridas de toros podrían, de alguna manera, caer en alguno de los tres primeros y, en este Diario, ya tienen su propia página. Hecha esta aclaración, me permito tocar el tema de las corridas de toros, porque, en mi opinión, toca tangencialmente un tema de mucho mayor importancia: la relación del hombre con los animales.
EL DEBATE
Se trata de limitar la edad de acceso a las corridas de toros  por la violencia del espectáculo. Para quienes tenemos un televisor en casa o acceso a Internet –que los chicos manejan mejor que sus padres– el argumento parece surrealista: la violencia y crueldad son omnipresente y de libre acceso. Personalmente, encuentro el box más violento y cruel, sin un ápice de estética o arte, pero es una cuestión de gustos.
Como dato pertinente, una reciente investigación ha demostrado el alto riesgo de muerte temprana o invalidez por lesión encefalocraneana en boxeadores, jugadores de futbol americano y de hockey sobre hielo; pero ese no es mi argumento. No pretendo que se suspenda o limite el acceso a ningún deporte. Solo quiero poner en evidencia la arbitrariedad de las diversas actitudes hacia la violencia y crueldad.
HOMBRE Y ANIMAL
En la corrida de toros se trata de la crueldad del hombre con un animal. Como hemos visto, el espectáculo de la crueldad del hombre con el hombre no tiene aparentemente trascendencia, pues es de libre acceso a cualquier de edad. Ahora veamos la relación del hombre con otros animales.
Nuestra existencia, al menos en los países más desarrollados, está ligada al consumo de miles de millones de animales (cifras de 9 ceros). Solo en pollos cada año se consumen más de 20.000 millones de animales.
El ganado consumido se cuenta en cientos de millones de cabezas al año. La cría de animales para consumo humano es una de las mayores industrias, que ha alcanzado la mayor eficiencia en convertir alimentos, en su mayoría de origen vegetal, en carne. La manera más eficiente de hacerlo supone ignorar totalmente los instintos y naturaleza del animal y mantenerlo vivo hasta que alcance las características más adecuadas para convertirlo en alimento más rentable.
Las condiciones en las que se logra esto van de lo sórdido a lo macabro: patos clavados al piso alimentados por bombeo para hincharles el hígado. Gallinas que no caminan, reses que no pastan, chanchos colgados vivos para desangrar, etc. Es parte de nuestra cultura, como lo son las manifestaciones para que no se usen animales en experimentos biológicos y médicos. Sospecho que cualquier res de hacienda se cambiaria gustosa por un toro de lidia.
LA TECNOLOGÍA
La vida de un animal “industrial”, ya sea ave, cerdo, bovino, etc., es artificial desde la inseminación que la inicia hasta los diversos métodos de terminarla. Durante el tiempo que demora el animal en alcanzar su peso optimo, cualquier actividad física resulta en un gasto no rentable (energía consumida) por lo que es evitada.
Una gallina ponedora no tiene para qué caminar, ni una res de carne moverse. Su vida es metabolizar alimento hasta el punto en que alcanza su peso optimo. En la mayoría de los animales para consumo este se alcanza dentro del primer 25% de su expectativa de vida.
Los miles de millones de animales que criamos para alimento han sido degradados a una existencia miserable. No, no sabemos lo que piensan, si piensan, o lo que sienten. No nos interesa.
Cuando se trata de comer o ganar dinero, cazamos ballenas con arpones explosivos, colgamos animales vivos para que se desangren y vendemos ‘pate de foie’. Son realidades de la vida sobre las que preferimos no hablar y que no van a cambiar.
LA OTRA TECNOLOGÍA
Al otro lado están los animales silvestres. Aquí es otra tecnología la que los agrede. Talamos bosques, construimos represas y gasoductos, echamos sustancias toxicas al agua y alteramos los ecosistemas. Hoy se cuentan por cientos las especies amenazadas y a diario mueren miles de animales en encuentros con nuestra tecnología. Desde pájaros que chocan con edificios, de animales atropellados o electrocutados hasta los envenenados en lagos, ríos y playas.
Sé que muchos tratan de hacer algo al respecto. La conciencia nos remuerde y las señoras, al menos algunas, han dejado de usar pieles. Tenemos excelentes zoológicos y los chinos están gastando millones para salvar al panda, condenado a la extinción por razones evolutivas. Hay preocupación por la conservación de la naturaleza y mucha gente muy bien intencionada lucha por hacer algo…pero un número mucho mayor se preocupa más por hacer dinero. A juzgar por los informes de las diversas sociedades involucradas en la conservación de la biodiversidad, los defensores van perdiendo.
¿Y LOS TOROS?
Me pregunto qué efecto puede tener sobre nuestra relación con los animales, el prohibir el ingreso de menores a los toros, o para el caso prohibir el uso de animales de laboratorio. Porque no prohibir la venta de hamburguesas (si realmente las hacen de carne de res), reduciendo el número de reses sacrificadas. Independientemente del debate sobre si las corridas de toros son un espectáculo que vale la pena conservar, el pretender que defendemos a los animales me parece una total e indignante hipocresía.
En cuanto a la violencia, solo pido que vean cinco minutos de avisos de cualquier canal de cable que anuncia sus estrenos. Hace unos días conté más de 20 muertos (hombres, mujeres y niños) en cinco minutos. Dos acuchillados, uno quemado, otros por explosión y el resto a balazos. No he oído ningún debate sobre una revisión de los programas de TV con miras a impedir que los niños vean violencia.
Enfrentemos los hechos: hacemos lo que da dinero y la violencia en los espectáculos ha demostrado ser altamente rentable.
Personalmente, encuentro una corrida de toros mucho menos violenta o cruel que cualquier película de Tarantino y la mayoría de las de Scorsese.
Fuente: El Comercio
Tomás Unger

Ganaderia Bustamante propone festival gratuito






PROPONGO: hacer un festival taurino en acho como deve de ser, como protesta, y dar a conocer de la importancia de la tauromaquia en el PERU, doy un toro de mi ganaderia LOS BUSTAMANTE, nos falta 5 toros, que todo sea gratis,entrada libre a la afición



PROPOSICIÓN DE LEY DE INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR


lunes, 6 de febrero de 2012

Luis Miguel Castrillón cumple



Sin duda alguna el novillero antioqueño Luis Miguel Castrillón se impuso ante sus dos compañeros de cartel, de los cuales también se esperaba una buena tarde debido a que los tres vienen de pasar temporada en España.
Para Luis Miguel Castrillón era un propósito regresar a su tierra a hacer una buena presentación, mostrando lo aprendido en la “Madre Patria” y salir por la puerta grande, y así lo consiguió.
Con su primer toro de la ganadería Cerro Bermejo, “Pastor”, de 418 kilos, hizo una buena faena pero pinchó a la hora de entrar a matar. El público le reconoció su labor con una vuelta al ruedo.
“Queredor”, de 412 kilos, su segundo toro, permitió que el novillero antioqueño mostrara lo aprendido y aunque fue desarmado tanto con el capote como con la muleta y pinchó una vez, la Presidencia le otorgó dos orejas.

Madrid (España). Luis Miguel Castrillón, tras debutar recientemente con picadores en Manizales el pasado 5 de diciembre, no para de cosechar triunfos por la geografía americana. El 5 de febrero en Medellín ratificó todo lo apuntado anteriormente en la temporada de su despegue al cortar dos orejas a su segundo novillo.

Su actual apoderado, José Antonio Campuzano, acompaña al novillero colombiano en la difícil andadura del toreo, planteando una temporada en la que intentarán torear en España buscando las plazas de máxima responsabilidad. 'Aparte de sitios de más rodaje, como Peralta, nuestra idea es, a partir de junio, poder torear en todos sitios, como las novilladas de Sevilla, Madrid y Valencia en julio. procuro mantener un contacto permanente de cara a un futuro'.

Campuzano lleva al lado de Luis Miguel dos años: 'Le vi en Colombia y muy pronto me di cuenta de las condiciones que tenía, de modo que se vino conmigo a España, que es donde se ha hecho como torero. Siendo colombiano -continua José Antoniono se encierra, es un torero para disfrutarlo, con una clase especial. Es un torero para todo el mundo'.    


“Estoy muy contento, era un reto personal que tenía, de triunfar y en mi tierra sobre todo. Me voy con la satisfacción de haber hecho disfrutar al público y haber disfrutado yo”
21ª. Feria Taurina de La Macarena.
Novillada.
6 novillos-toros de Cerro Bermejo
Tarde soleada
Un cuarto de plaza

Camilo Pinilla
Picadores: Diego Ochoa y Juan Rozo.
Banderilleros: Héctor Fabio Giraldo, Jaime Devia y Manuel Martínez (aspirante).
Toros: #101 “Granadino” con 426 kilos (vivo) y #107 “Merluzo” con 435 kilos (palmas).
Trofeos: silencio y silencio.

Juan Duque
Picadores: Edgar Arandia y William Torres.
Banderilleros: Ricardo Santana, Wilson Chaparro “El Piña” e Iván Darío Giraldo (aspirante).
Toros: #114 “Vengador” con 408 kilos (palmas) y #105 “Carbonero” con 424 kilos (palmas).
Trofeos: silencio y saludo por su cuenta.

Luis Miguel Castrillón
Picadores: Rafael Torres y Reinario Bulla
Banderilleros: James Peña, Alex Benavidez y Alex Loaiza.
Toros: #110 “Pastor” con 418 kilos (palmas) y #112 “Queredor” con 412 kilos (palmas).
Trofeos: vuelta al ruedo y dos orejas.

sábado, 4 de febrero de 2012

Enrique Ponce en Feria de Castellon


 Ponce, Castella y El Cid, y el marcado acento torista que aportan las ganaderías de Miura, Victorino y Cuadri, son las notas destacadas de los carteles de la próxima feria castellonense de La Magdalena, que ha hecho públicos el empresario Enrique Patón.
Enrique Ponce regresa a esta plaza después de siete años ausencia. 


Carteles de la Feria en Castellon 



Domingo, 11 marzo.- Toros de Fuente Ymbro para Diego Urdiales, Matías Tejela e Iván Fandiño.
Lunes, 12.- Rejones. Toros de "Los Espartales" para Fermín Bohórquez, Andy Cartagena, Sergio Galán, Manuel Manzanares, Joao Moura hijo y Noelia Mota.
Martes, 13.- Novillada sin picadores. Erales de Fernando Peña para Jorge Expósito, Jonathan Varea y Vicente Soler.
Miércoles, 14.- Novillos de "El Parralejo" para Conchi Ríos, López Simón y Fernando Adrián.
Jueves, 15.- Toros de José Luis Marca para "El Cid", "El Fandi" y el local Abel Valls.
Viernes, 16.- Toros de "Jandilla" para Enrique Ponce, Sebastián Castella y Daniel Luque.
Sábado, 17.- Tres toros de Victorino Martín y tres de Cuadri para Uceda Leal, Alberto Aguilar y Rubén Pinar.
Domingo, 18.- Tres toros de Miura y tres de Cuadri para Javier Castaño, Rafel Rubio "Rafaelillo" y Serafín Marín.
Lunes, 19.- Tres toros de Miura y tres de Victorino Martín para José Luis Moreno, el colombiano Luis Bolívar y el local Paco Ramos

miércoles, 1 de febrero de 2012

El legado de Belmonte





















Este año se cumple el cincuenta aniversario de la muerte de Juan Belmonte.  Fue en 1962 y en la campera soledad de Gómez Cardeña. También se puede rememorar el ciento veinte aniversario de su nacimiento. Fue en 1892 y en Triana.
Igualmente, podríamos los aficionados, en este caso de Valencia, haciendo un ejercicio de justicia histórica, celebrar su presentación como novillero sin caballos en el coso de Monleón. Fue el 26 de mayo de 1912, con ganado salmantino de la Sra. Viuda de Soler.
Como se ha visto, el número dos, como enhiesto par de banderillas, va visiblemente clavado a la biografía de Juan Belmonte.
El dos fue algo más que un guarismo asociado a la identidad civil del trianero, pues en la llamada Edad de Oro del toreo ocupó un glorioso segundo lugar   --alguien tenía que ocuparlo, con permiso de belmontistas, para quienes fue y siempre será el primero y único-- con respecto a José Gómez Ortega "Joselito". Esto es algo observable incluso a nivel de inconsciente colectivo, pues siempre que se ha escrito o hablado de ambos lidiadores, la frase al uso ha sido y es: "Joselito y Belmonte". Hasta una acrisolada peña taurina de Madrid tiene por  nombre "Los de José y Juan".
No obstante, creo que esto no es más que un tópico cargado de subjetivismo.
Usando un símil tecnológico, podríamos comparar el tándem Joselito-Belmonte con el de Bill Gates-Steve Jobs. La deuda es mutua. Éstos (y sus equipos) han hecho posible que yo escriba esto y ustedes lo lean con una comodidad, rapidez  y posibilidad de fácil distribución no imaginados hace solo unas décadas, transformando irreversiblemente el trabajo y el ocio, la guerra y la paz.
Aquéllos (y sus cuadrillas) enviaron al desván la antigua lidia poniendo, conjuntamente, los fundamentos del toreo moderno y llegando a influir de tal manera en  los practicantes de la vieja lidia entonces en activo, que quien no aceptó, con mayor o menor convicción, el nuevo credo taurino, tuvo que retirarse de los ruedos ("Bombita" y "Machaquito" en  1913 y Vicente Pastor en 1918).
Dicho esto, conviene recordar que la aparición de Belmonte fue un tsunami en las más o menos tranquilas aguas del toreo de las dos primeras décadas del siglo pasado. Aquello no podía ser  ("Ir pronto a verlo, que ese es carne de mataero"), pero fue, y, ascendiendo por la escarpada senda abierta por "El Espartero" y Antonio Montes (pagándolo con sus vidas, de ahí la frase del "Guerra"), pasmó a los aficionados y público de la época con un toreo imposible, pero que, paradójicamente, posibilitó el actual.
Una época  del toreo había quedado definitivamente superada.
El tercer  miembro de la ecuación generadora del toreo actual fue Manuel Rodríguez “Manolete”. Torero de época, el cual, rizando el rizo del belmontismo, volvió a cuestionar la geometría torera, aportando además un pundonor que, practicado sin distingos, le costó la vida en Linares.
Tres toreros de leyenda, de los cuales, se habló, se habla y se hablará, magnificándose el mito.
Estas líneas quieren ser un triple homenaje a esos héroes, a la vez que un sincero reconocimiento a otro maestro, ausente de los ruedos hace ya muchos años, pero activísimo como pocos en la complicada arena del ciberespacio.
Estamos hablando del matador de toros retirado (un torero nunca es ex) y profesor universitario emérito Mario Carrión Bazán, sevillano, de ilustre prosapia torera y afincado muchos años ya en los Estados Unidos, desde donde pone cátedra taurina a través de su página web “Mi mundo del toreo”[i].
Nadie mejor que un viejo torero que ha experimentado incontables veces lo que otros escribimos o comentamos desde un plano puramente teórico, para mostrar la genealogía y naturaleza del toreo actual. Utilizaremos para ello párrafos extractados de su magistral artículo, escrito en los noventa, “Belmonte y Manolete: las columnas hercúleas del toreo moderno”.
Al analizar la tauromaquia basada en su geometría, del ´toreo antiguo´ podríamos decir que el torero y el toro ocupaban diferentes planos paralelos ---terrenos---. Ellos parecían circular por diferentes carriles. La táctica del lidiador consistía en asegurarse que la trayectoria del animal fuera paralela a la suya sin que confluyera con ella. Pero cuando eso fuera imposible, el torero trataba que la intersección de las dos trayectorias fuera lo más breve posible, como un boxeador que repentinamente le pega a su más poderoso contrincante un golpe, y rápidamente se sale del alcance del brazo del oponente, o sea un visto y no visto.
Hasta el 1913 José Gómez "Joselito" reinó en solitario en el toreo sin encontrar una considerable oposición. "Joselito" había perfeccionado lo que sus antecesores habían innovado. Él era un torero clásico que respetaba los cánones de la tauromaquia. Entonces sucedió que el ´revolucionario´ Juan Belmonte aparecería en la escena para modificar los básicos conceptos de la forma de torear que imperaba entonces.
Las denominaciones ´clásico´, ´fenómeno´ y ´revolucionario´ a menudo se usan para clasificar a las figuras del toreo.
Un torero clásico es uno que respeta los modos establecidos en la manera de enfrentarse con un bravo animal. Éste quizás pudiera torear mejor que nadie, y a lo mejor pudiera perfeccionar lo que existe, e incluso se atrevería a inventar algunas suertes, pero no introduce un cambio significativo en la lidia.
El torero ´fenómeno´ rompe los moldes clásicos del toreo, y torea a su manera con gran éxito. Los cambios que estos introducen en la lidia les sirven a ellos pero, por la razón que sea, sus innovaciones no son transferibles a otros diestros. Esos toreros, generalmente, consiguen un éxito y una popularidad enorme, pero a veces efímera, y a sus logros se les reviste con una aureola legendaria.
Los toreros ´revolucionarios´ son ´fenómenos´ que consiguieron convertir sus innovaciones en una parte integral de las tauromaquias venideras. En los inicios del toreo, cuando el toreo estaba en su infancia, había más razón y lugar para las innovaciones así, hasta finales del siglo XIX, varias figuras
impusieron cambios que afectaron la técnica de torear y la manera de celebrarse las corridas, pero conforme la fiesta se canonizaba y afianzaba, la resistencia al cambio se incrementaba. Se percibía que había menos necesidad de cambios y, consecuentemente, más resistencia a los toreros ´revolucionarios´.
No obstante en el siglo XX, dos ´revolucionarios´, Belmonte y "Manolete", desbordaron esa resistencia y modificaron muchas de las normas del toreo antiguo para implantar otras, las cuales con algunas pequeñas modificaciones perduran como las bases del toreo actual.
En el libro “ Juan Belmonte: matador de toros”, escrito por Manuel Chaves Nogales, el mismo diestro explica el fundamento de su toreo:
"Yo entraba en el ruedo como un matemático que va a la pizarra para probar un teorema. En aquellos tiempos el arte de torear estaba regido por el pintoresco axioma de "Lagartijo" que decía: "tú te pones allí, y, o te quitas tú o te quita el toro". Yo estaba allí para demostrar que esto no era tan cierto como se creía. Mi teoría era que el toro no te quita si sabes cómo torear. Entonces había un complicado sistema de los terrenos del toro y terrenos del torero que, a mi manera de ver, era algo superfluo. El toro no tiene terreno, porque no es un ser que piensa y además no hay un topógrafo que delimite las demarcaciones. Todo el terreno pertenece al torero, el único ser inteligente en el ruedo, y me parecía natural que el terreno fuera mío.
Belmonte, al continuar expandiendo su teoría, se quejaba de la falta de comprensión de los aficionados de entonces. Se refería a ellos diciendo que en vez de entender la lógica de su ecuación empezaron a llamarle ´fenómeno´ y a vaticinar que a él lo mataría un toro. Concluye que el único ´fenómeno´ era la falta de entendimiento de aquellos aficionados. Dice: "Esto que lo sabe ahora el más rudimentario aficionado, no les entraba en la cabeza a aquellos aficionados que se consideraban entonces la máxima autoridad del toreo. Esto fue mi contribución al arte".
Considerando la geometría taurina de Belmonte, yo añado que lo que el genial trianero consiguió con su forma de torear era el haber puesto al torero y al toro en el mismo plano, eliminando el carril por el cual el matador circulaba, ya que este permanece estático en su terreno. El toro es forzado a gravitar alrededor del torero en una relación tangencial a un punto. Belmonte redujo a un mínimo la distancia entre el hombre y la bestia en la lidia, hasta tal punto que durante las suertes, ambos parecían integrarse en una entidad hombre-bestia.
Debido a que los voluminosos toros de tosca bravura que se lidiaban en España antes de la Guerra Civil no se prestaban fácilmente a que Belmonte y sus seguidores consistentemente crearan las más asentadas y artísticas faenas que los públicos ya reclamaban, los toreros pagaron un alto precio con su sangre al incorporar la nueva técnica del toreo belmontista. El mismo Belmonte fue herido seriamente doce veces en las treinta y tanta corridas que toreó durante la temporada del 1933 y del 1934, además, una docena de toreros queriendo imitar al maestro perdieron la vida en los ruedos.
Sin embargo la técnica belmontista se hizo práctica común, especialmente después de que los ganaderos genéticamente produjeron, y los públicos aceptaron, un toro más apto para la moderna faena, reduciendo las asperezas y el tamaño del ganado bravo.
En el proceso la fiesta brava ganó una belleza civilizada, perdiendo, sin embargo, bastante de su salvaje emoción.
La forma de torear de Belmonte ya se consideraba clásica al comenzar la Guerra Civil española en 1936, al tiempo que el novillero Manuel Rodríguez "Manolete" apareció en los ruedos ibéricos para probar su propio teorema taurino, el cual lo resolvió ya de matador en los años cuarenta. El resultado de su forma de interpretar el toreo complementó la tauromaquia de Belmonte para así completar la definición del toreo moderno.
En la técnica belmontista, el hombre, cruzado en el camino del toro, como si intentara impedirle el paso ---cruzarse---, cita a la bestia con el engaño enfrente, como si éste fuera una barrera detrás de la cual se escondía el cuerpo. Entonces, antes de que se arrancara el toro, el diestro adelanta la muleta hacia el morro del animal para engarzar al toro en el engaño y, templando su embestida, lo atrae hacia su propio cuerpo ---´parar´---. Al mismo tiempo, el lidiador, manteniéndose en su sitio, mueve suavemente hacia fuera la pierna opuesta a la mano que sostiene el engaño en la dirección que él desea que el toro vaya ---cargar la suerte---, tratando de alargar lo más posible la trayectoria del toro extendiendo el brazo con que sostiene el engaño, mientras él permanece estático ---mandar---. Esta secuencia de acciones debe de conseguirse muy despacio, como a ´cámara lenta´, llevando las puntas de los pitones a centímetros de la muleta sin que la toquen ---templar---.
El resultado de ese bello y profundo modo de torear es un pase de una larga trayectoria que una mayoría de toros pueden seguir. Sin embargo, un cierto porcentaje de animales que desarrollan genio y que tienen cortas arrancadas, se niegan a seguir esas forzadas trayectorias. Con esos toros el lidiador se veía obligado a usar la técnica del toreo antiguo para dominarlos con pases movidos pero efectivos, los cuales carecen de la calidad artística que los aficionados ya exigían y apreciaban.
Manuel Rodríguez impuso una nueva técnica que acortaba la trayectoria del toro en los pases, haciendo más fácil el torear a animales de arrancadas cortas, o de toros que se agotaban durante la faena de muleta.
"Manolete", colocado de semiperfil al toro con las piernas ligeramente entreabiertas, en vez de colocar la muleta enfrente de su cuerpo y alargarla hacía los hocicos del animal, mantenía la muleta casi pegada a su cadera en el lado de la salida del toro. Entonces, esperaba estático, sin adelantar la muleta, a que el toro viniera hacia la muleta. El encuentro con el engaño tomaba lugar unos segundos después del toro pasar enfrente del cuerpo del diestro. O sea que el acto de ´parar´ se retrasaba. Como las piernas estaban colocadas de tal manera que marcaban la dirección de la salida del animal, la acción de ´cargar la suerte´ con la pierna contraria no era necesaria. El ´mandar´ se conseguía con un leve retorcimiento del torso, usando como eje la cintura, y
extendiendo el brazo hacia el lugar a donde el torero intentaba dirigir al toro, mientras que el ejecutor del pase permanecía en una estatuesca posición con los pies, separados solo unos centímetros y firmemente afianzados en la arena. Esta posición permite un rápido movimiento defensivo si fuera necesario, y facilita el estar bien colocado para comenzar el próximo pase.
Con esta técnica los pases se funden unos con otros, ya que el toro sigue la muleta en una trayectoria ovalada, en donde el final de un pase se convierte en el inicio del próximo. Esta ligazón crea la ilusión que los pases son más largos. Sin embargo, en realidad son más cortos, ya que en la técnica de Belmonte el toro viene toreado desde que el torero le adelanta la muleta, y continua en el engaño mientras dura ´el cargar la suerte´ con el extendimiento de la pierna contraria, mientras que en la técnica manoletista el pase no comienza hasta que el toro pasa enfrente del torero y se alarga solo a la distancia que el brazo alcanza.
"Manolete" encontró unas condiciones más propicias que Belmonte para probar su teorema. El trianero tuvo que imponer su estilo enfrentándose con toros recios, criados para dominarlos con el toreo antiguo, que dificultaban la ejecución de su más depurada y profunda forma de interpretar el toro. Por el contrario, "Manolete" impuso su técnica lidiando toros menos bravíos y más jóvenes y pequeños. Esto no fue debido a su preferencia, sino a las condiciones existentes en las ganaderías españolas, como consecuencia de los estragos de la Guerra Civil.
La renovación manoletista no suplanta la teoría belmontista, la cual era mucho más revolucionaria, sino la complementa. Ambas técnicas han hecho posible que durante más de medio siglo los diestros toreen estéticamente y triunfen con un mayor porcentaje de toros, a los cuales antes de Belmonte y "Manolete" solo se les podía lidiar eficientemente, pero sin gran lucimiento.
Concluyo este artículo, con una observación personal sobre esas teorías. En los años cincuenta, en mis actuaciones en los ruedos recuerdo que, aunque considerado como un torero de estilo sevillano, tenía la tendencia a moldear mis faenas con la clásica forma belmontista. Intentaba dar pases largos citando dando el pecho, adelantando la muleta y cargando la suerte al final del pase, pero cuando el toro se quedaba corto y no respondía a esa forma preferida de torear, entonces subconscientemente y sin dudarlo, me traía la muleta hacia la cadera y en posición paralela al animal intentaba robarle al toro los pases que la más depurada forma no me permitía. Y cuando todo fallaba, como un recurso, echaba mano al toreo antiguo sobre las piernas, el cual me permitía sobrevivir manteniendo al toro en su carril mientras yo me mantenía en el mío. Sin embargo en esos momentos yo no estaba consciente ni de "Joselito", ni de Belmonte, ni tampoco de "Manolete". Yo estaba como cualquier otro torero de entonces reaccionando instintivamente a las reglas no escritas de la tauromaquia moderna. 
La misma tauromaquia de mis tiempos, con algunas modificaciones circunstanciales, se sigue practicando al comenzar el siglo XXI, ya que, a pesar de que los estilos personales de cada diestro moderno se han ajustado a las condiciones del toro y a los gustos del público actual, la técnica del toreo en lo fundamental poco ha cambiado desde del reinado de "Manolete".

José Aledón

                                         Juan Belmonte en Lima Peru 

Cutervo pide Feria Taurina sea declarada Patrimonio Cultural





CUTERVINOS PIDEN QUE FERIA TAURINA SEA DECLARADA PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL.



 El comité de la Feria Taurina San Juan Bautista de Cutervo, Cajamarca, presidida por el ingeniero Jairo Mena Tello, ha solicitado al alcalde provincial, Raúl Pinedo Vásquez, y a su concejo municipal, que se declare la Feria Internacional Taurina San Juan Bautista de Cutervo como Patrimonio Cultural Inmaterial de la provincia del cerro Ilucán.

Mena Tello sustenta que “Una de las acciones que no se pueden dejar de hacer es poner en valor nuestras costumbres y tradiciones que desde siempre han formado parte de nuestra cultura y que, con la buena gestión que se viene haciendo para brindar una festividad que pondrá a Cutervo en las mejores páginas noticiosas del mundo, haciéndola parte de nuestro vivir, no podemos dejar de lado estas membresías”. 

Peña Taurina

Andres Roca Rey

Tauromaquia en el Peru

Jose Tomas en Nimes